Un té para cada objetivo

Un té para cada objetivo

El té, además de hidratarnos, nos puede aportar multitud de beneficios según su origen. Hay un té y una forma de prepararlo para cada objetivo de tu entrenamiento.

 

Elige una de estas opciones en función de lo que quieras potenciar, ¡ni se te ocurra tomar un té detrás de otro con la excusa de que uno es bueno para antes, otro para durante y otro para recuperar, porque acabarías como una moto!

 Todas las variedades de tés que provienen exclusivamente de la Camellia Sinesis o de la Camellia Assamica contienen teína, un excitante idéntico a la cafeína, pero menos intenso. Según la variedad, el contenido en teína varía pero también influye la temperatura del agua y el tiempo de infusión o procesado de la hoja. La teína y cafeína son excitantes que consiguen retrasar la fatiga y ayudan de forma significativa a quemar grasas, por tanto, sobre todo un té rojo antes del entrenamiento hará que quemes más. Si el entrenamiento va ser largo, también puedes tomar té rojo mientras entrenas.

 

Los tés negros Assam o English Breakfast provienen de la Camellia Assamica, por lo que contienen más teína que los tés verdes chinos y lo mejor es tomárlos durante la actividad física para llenarte de energía, o antes de ella. Los tés verdes y blanco son muy buenos para recuperarte después de los entrenamientos porque son antioxidantes, y el roibos, al no tener cafeína, es una buena fuente de hidratación durante el ejercicio. Es curioso que el té blanco que tiene un porcentaje de teína mayor que otros sea óptimo para la recuperación, y es porque aunque tenga más teína que otros, también tiene un mayor poder antioxidante al provenir de la primera yema que germina antes de que salgan las hojas del té, ¡células germinales puras trabajando por tu recuperación!

Al preparar el té a una temperatura alta, el contenido en cafeína será mayor, por lo que los tés japoneses suelen ser los más leves en el contenido de teína, pues se preparan a una temperatura muy baja, por debajo incluso del té blanco.

 Las hojas troceadas, como las bolsitas comercializadas, disuelven más teína que las hojas de té enteras.

Si bebemos el té cuando está caliente, las catequinas rebajan la actividad de la teína y atenúan su actividad. Conforme se va enfriando van actuando más las moléculas de cafeína.

 Para que lo veas de una forma más visual, te dejamos el porcentaje de cafeína de las bebidas más comunes:

Taza de 140 ml de café, 90 mg de cafeína.
Refresco de cola de 330 ml, 41 mg de cafeína.
Taza de té rojo (140 ml), entre 1-15 mg de teína.
Taza de té verde, 25 mg de teína.
Taza de té negro, entre 25 y 100 mg de teína.
Taza de té blanco, 28 mg de teína.

 

Fuente: sportlife.es

Compartelo!

Google maps:

Datos de contacto

Avda. José María Tomassetti, 33
Lebrija, Sevilla, 41740

Telf: 955 97 29 99
Email: info@lives-fitness.es

Nuestra newsletter